viernes, 26 de septiembre de 2008

Despiértame


(Esta imagen es una ilusión óptica. Si te quedas mirándola fijamente unos segundos tendrás la sensación de que la mujer abre los ojos)


No me gustan las medias tintas, los paños calientes ni las mentiras piadosas. No entiendo eso de mentir por el bien de alguien o por no hacer daño. No me gustan los paternalismos ni que me traten como a una niña pequeña ocultándome cosas que supuestamente me van a doler. Lo que me hace daño es que me oculten cosas. La mentira me hace daño. La traición me hiere en lo más profundo.

Puedo soportarlo todo menos la traición y la mentira.

Ni soy una mojigata ni me voy a llevar las manos a la cabeza con lo que me digas. De hecho, mi reacción puede que te sorprenda. Mis reacciones sé que soprenden. A veces sorprenden demasiado. A veces me sorprenden hasta a mí...

No me mientas. No dejes que me crea los cuentos de hadas ni los sueños imposibles. Yo quiero lo Real. Me quiero enfrentar a todo aunque sea para darme de cara con ese muro que tengo delante. No me pintes el muro de flores, que me va a doler más si no me doy cuenta de que es un muro desde antes de lanzarme (porque me voy a lanzar de todos modos). No hagas que me evada de la realidad por minutos con falsas promesas. No me hagas creer en falsas ilusiones y luego me dejes caer. Dame cimientos sólidos que me sostengan y déjate de alas de cera. Haz que me enfrente con lo que no me gusta y lo cambie, no me hagas mirar hacia otro lado inventando fantasías estúpidas.

Si eres mi amigo, dime lo malo. Ten la suficiente confianza en mí como para decirme también lo malo. Ya sabes que lo bueno te lo puede decir cualquiera.

Si eres mi amigo, nunca te voy a mentir, aunque te duela. Lo más seguro es que te duela lo que yo te diga, pero nunca te haré daño sin motivo. Yo quiero verte crecer. Pero si no quieres crecer, dímelo, y te contaré mentiras piadosas, eso es lo más fácil. Todos sabemos ser hipócritas.

Pero a mí me gustaría verte crecer.

Aunque te duela.


Ahora debes pensar si quieres ser mi amigo.




(Jorge Bucay)

3 comentarios:

Anatolio de Triana dijo...

ufff, qué razón tienes, armamía.

Sònia... no tan fiera... dijo...

Ofú nena...

Un besazo enorme!

una chica de marte dijo...

Me encanta!!!